viernes, 6 de julio de 2007

Primera Guerra Médicas del 493 al 490 antes de Cristo.



Darío rey de los persas ordeno mandar un ejercito a invadir las ciudades de Grecia.
El ejército persa partió al mando del yerno de Darío, Mardonio, con la finalidad de invadir Grecia. A la par otra escuadra marchaba por la costa. Fueron atacados por los Tracios y la escuadra naufragó. Regresaron a Persia.
Mientras se pertrechaban para reiniciar la invasión, Darío pidió la rendición incondicional a Esparta y Atenas, y al ser rechazada ésta, atacaron Grecia por mar. Naves fenicias transportaban las fuerzas del imperio. Se apoderó de las Cícladas y de Eubea, y desembarcó en el Ática.
Los atenienses, junto con tropas aliadas de Platea, pero en inferioridad numérica, se enfrentaron a los Persas en la llanura de Maratón y los vencieron en 490 a C. El estratega Milcíades, el joven, fue el verdadero artífice de esta victoria.
Impidieron que desembarcaran en Atenas y las naves persas se retiraron.
Las bajas ascendieron a 6.000 por parte persa y sólo 192 por parte griega. Las tropas persas, derrotadas, regresaron al Asia, aunque no se había solucionado el conflicto entre persas y griegos, y al tiempo estallaría una nueva guerra.
Según cuenta la leyenda, Milcíades envió a Filípides a recorrer los 42 kilómetros que separaban a Maratón de Atenas para anunciar la victoria griega. Al llegar y después de pronunciar la frase «¡Alegraos, atenienses, hemos vencido!», se derrumbó por el esfuerzo y murió.